El cambio analógico llega hasta los muñequitos de G-Shock


Los muñequitos de G-Shock se vuelven analógicos. En efecto, aunque tampoco es la primera vez que ocurre (ya existían muñecos analógicos, pero eran los menos), los característicos caracteres que representan relojes antropomorfos (con forma humana) de G-Shock, cobran ahora protagonismo con manecillas, subesferas y demás, todo ello del mundo analógico y sin referencia alguna a lo digital.

No es por criticar a G-Shock, porque esa vuelta a lo analógico (o más bien, ese cambio, porque modelos analógicos ya tenían antes) les está resultando muy bien, y si no fuera por eso probablemente estarían sufriendo unos acusados descensos de ventas. Y es que en el mundo actual la gente, los consumidores, por regla general prefieren relojes analógicos, y solo somos "cuatro gatos" los que nos empeñamos en preferir, adquirir y buscar, (y enamorarnos de ellos) modelos digitales.




Al menos hay que reconocerle a Casio que lo ha hecho muy bien, no han creado una marca marginal y aparte, como hiciera Citizen con sus Q&Q o Seiko con sus Lorus (y más anterior aún sus Alba), sino que sus modelos digitales siguen llevando el logo de Casio, y eso es algo que los dignifica y, al menos para mí, les honra. ¿Te imaginas llevando un Casio digital, con una marca tipo "Fumanchú"? ¿Te imaginas que si quisieras un Casio o un G-Shock, solamente tuvieras modelos analógicos? No, no es increíble, eso es lo que han hecho casi todas las marcas excepto Casio.

Es cierto que a muchos no nos pesaría si en lugar de Casio ponen en sus digitales solamente Marlin como marca, y el clásico logo del pez vela, pero es mejor aún si combinan tanto Marlin como Casio, ambas marcas, en un mismo reloj, como siempre hicieron.


Volviendo a la noticia, el artista Michael Lau (al que veis en una de las imágenes con Kikuo Ibe) quiso representar a un samurai con su armadura, tomando partes copiadas (obviamente, a una escala mayor) del MRG-G2000. El martillo que veis en sus manos no es un arma de combate, sino de trabajo, y hace referencia al acabado artesanal ("kasumi-tsuchime", golpeando delicadamente y con precisión el exterior del metal, como os explicamos hace algunos meses) de algunas partes del MRG-G2000HT (el bisel y partes centrales de los eslabones en su armis).

Supongo que esta es una muestra más de a qué grado de elitismo están llegando en G-Shock, donde desde sus líneas básicas a sus premium cada vez hay una diferenciación mayor. En medio, como un "ente raro", un poco en tierra de nadie, nos queda uno de los pocos digitales más tecnológicamente avanzados y vanguardistas del mundo, el GWF-D1000. Cada uno dirá lo que quiera, pero yo cuando pienso en premium no puedo quitarme ese reloj de la cabeza. Todos los demás modelos, absolutamente todos, y de la marca que sea -no solo en Casio-, para mí se quedan pequeños y cortos ante él.


| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

1 comentario:

guti.bitacoras.com dijo...

Nunca había sido consciente de ello. Y sí, tiene gran valor que Casio mantenga los digitales con su propia marca, incluso los Collection, que si fueran Seiko o Citizen, los habrían etiquetado como una segunda o tercera marca.

Sin embargo, pienso que estos G-Shock caros, que no premium, deberían venderse sobre otra marca, ya que poco tienen que ver con los G-Shock normales, ni siquiera en el precio.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...